SEGURIDAD EN MONTAÑA (4): CONÓCETE A TI MISMO

 

 

Piensa que tendemos a creernos más fuertes y hábiles de lo que en realidad somos.

 

Antes de elegir la actividad y antes de iniciarla debes hacerte las siguientes preguntas:

¿Qué nivel de dificultad tiene la actividad que vamos a hacer?

¿Todos los integrantes del grupo están por encima de las exigencias de la actividad?

¿Hay alguien que tenga condiciones médicas que mermen sus capacidades normales?

 

Un simple constipado puede reducir tu capacidad de atención y tu nivel de condición física normal, o en el mismo caso, el hecho de que tengamos predisposición alérgica a ciertas plantas en situación de floración.

La aproximación progresiva a las actividades es lo recomendable ya que nos ayuda a autoconocernos.

 

 

 

Texto e ilustración: Comité de Seguridad FEDME