Seguimos cubriendo etapas del calendario que nos hemos puesto como objetivo en nuestro grupo; el pasado domingo, 24 de febrero, nos fuimos a uno de los lugares más singulares que tenemos en la provincia de Alicante: la Rambla Salada de Albatera, paraje de gran belleza por la espectacularidad de su geología, las pozas, el Barrón Negro, el surgimiento de sal y la notable huella antrópica que se observa en los acueductos y canalizaciones que jalonan el recorrido.

 

 

 

Tomamos la variante de Las Charcas, que tenían bastante agua y por donde en algunos pasos hubo que trepar y que nuestro grupo ejecutó con eficacia y seguridad. Sisco, Fernando, las Loretos y Luis lo pasaron en grande porque caminar por el cauce y la rambla por el lecho blanco de sal es realmente bello. La variabilidad mineral y la erosión por la circulación de aguas torrenciales, entre encajonamientos y meandros hacen de la Rambla Salada un entorno único.

 

El reportaje de la actividad lo tenéis en:

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.