EL LIBRE TRÁNSITO POR LOS MONTES PÚBLICOS

Teix-Mariola copia

 

 

Hace casi un año, concretamente el 21/02/2013, escribía en este mismo foro un artículo que encabezaba con el siguiente título: LOS MONTES DE UTILIDAD PÚBLICA. Exponía las preocupantes connotaciones que podrían tener para estos parajes públicos, las decisiones que, por entonces, estaban tomando algunas autonomías; entre ellas la Comunidad Valenciana y Castilla La Mancha, sobre futuros usos de estos montes, priorizando actuaciones evidentemente partidistas y favorecedoras, únicamente, para algún colectivo en concreto (léase, cazadores).

 

 

Estas preocupaciones lejos de disminuir, han ido subiendo de tono ante la futura Ley de Montes que prepara el Gobierno, de rango estatal, y que se presume que entrará en vigor para el verano de este año.

 

 

Y las preocupaciones siguen aumentando todavía más cuando EL PAÍS con fecha 4 de enero de 2014 anuncia que el Gobierno está negociando con los cazadores la restricción del paso en montes públicos cuando haya cacerías. Estupendo regalo de Reyes para los cazadores y carbón para el resto de la sociedad.

 

 

En mi artículo del pasado mes de Febrero decía textualmente: “Los montes de utilidad pública son montes de titularidad pública; es decir de todos nosotros, ciudadanas y ciudadanos, por si alguien no se ha enterado todavía, que se declaran así por satisfacer necesidades de interés general, al desempeñar, preferentemente, funciones de carácter protector, social o ambiental”

 

 

Me parece estupendo, lógico y racional, que cuando hay escopetas y rifles en terrenos donde se practica el senderismo, el montañismo, la recogida de setas, las carreras por montaña (en bicicleta o corriendo) o, simplemente, se pasea; en aras de la seguridad de TODOS, lo razonable es que TODOS los implicados se sienten en una mesa y adopten una solución conjunta. Esto es lo deseable.

 

 

Pero no. Esto es España. El Gobierno lo que hace es, todo lo contrario; es decir en vez de buscar consenso entre TODOS, pues los montes públicos son de TODOS; lo que busca es el enfrentamiento, favoreciendo, únicamente, los intereses de unos pocos, en contra de los intereses de TODOS y sólo escucha y negocia con esos pocos.

 

 

Dudo mucho de la legalidad de prohibir el paso por zonas públicas y, seguro estoy, que es muy discutible desde una perspectiva jurídica. No sé qué pasará, pero no es difícil adivinar la contestación que pueden tener estas medidas por TODOS los que no son cazadores.

 

 

Mi pregunta es: ¿es tan difícil hacer las cosas con normalidad democrática? ¿Juntarnos y dialogar? ¿Siempre hay que privilegiar a unos pocos? ¿Por qué no se escuchan todas las opiniones implicadas? Cuando estas preguntas se hacen, es porque nuestros políticos no entienden la esencia de la democracia: escuchar a TODOS y, obrar democráticamente para la mayoría. El problema es que nuestros políticos no son malos, son peores, y dan muestra de ello a cada paso que dan.

 

 

Luis Alfonso García Aragonés

Publicado en INFORMACION el 9/01/2014

Todos los derechos reservados

 

Categorías: Prensa | Etiquetas:

Navegador de artículos

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: